Saltar al contenido
Alianza Seo

Cómo elegir un curso de marketing digital en Uruguay? 

Hoy en día podemos decir que nuestra vida transcurre en internet. Desde las relaciones con amigos, los estudios o las compras, todo sucede en el entorno digital. Por ello cada vez hay más empresas se interesan por estar presentes y hacer negocios en la red. Las herramientas de marketing tradicionales resultan insuficientes para comunicarse y alcanzar a los nuevos consumidores. Es por eso que los profesionales del sector necesitan familiarizarse con el entorno online. Sea que estés iniciando tu carrera o que desees actualizarte, un curso de marketing digital en Uruguay te brindará los conocimientos que necesitas.
Existen muchas alternativas, tanto a distancia como presenciales. La clave de un buen curso de marketing digital está en la combinación del manejo de herramientas y el diseño estratégico. Una buena estrategia digital no se limita al uso de aplicaciones y conocimiento de las técnicas. Requiere de un pensamiento orientado al negocio que permita capitalizar las ventajas del mundo online.
En resumidas cuentas, el marketing digital aplica los principios generales de la comercialización, adaptándolos a los nuevos lenguajes y usos. En virtud de ellos, se potencia su impacto y se amplia su alcance. Pero de nada valdría tener acceso a una audiencia más amplia si no apuntáramos a objetivos concretos.
Antes de ahondar en los contenidos de un curso de marketing digital y sus herramientas, comencemos por conocer sus orígenes.
<h2>Evolución del marketing digital</h2>
Todo comenzó en la década de los 90. Con la aparición de internet, surgieron nuevas formas de comunicarse con los consumidores. Cierto es que en sus inicios el marketing online no se diferenciaba mucho de la publicidad en medios tradicionales. La llamada web 1.0 permitía llegar a más usuarios y ofrecía inmediatez, pero no propiciaba la comunicación bidireccional. Básicamente se trataba de la traducción al entorno digital de los anuncios de prensa, vallas y TV. El control del mensaje seguía estando en manos del anunciante y el consumidor era un simple espectador.
Pero si algo distingue a la tecnología es su continua y acelerada evolución. Pocos años después, surge la web 2.0, cambiando radicalmente el panorama. La principal característica de esta transformación es su carácter interactivo. Internet dejó de ser una herramienta fundamentalmente de búsqueda, para convertirse en una comunidad. Los usuarios adquieren protagonismo, pues se convierten en generadores de contenidos a través de foros y páginas propias.
Cualquiera puede compartir información, ya no solo textos, sino también vídeos, gráficas e imágenes animadas. El entorno digital es una auténtica plaza de intercambio, donde se verifican relaciones entre los propios usuarios y entre estos y las empresas. La interacción es continua y no hay fronteras ni horarios que la restrinjan.
Esto abre un interesante abanico de posibilidades para el marketing de productos y servicios. Pero al mismo tiempo acarrea importantes riesgos si no se conocen y manejan las técnicas adecuadas. Internet dio a los usuarios un poder hasta entonces desconocido. Las marcas y los mensajes dejan de ser potestad absoluta de las empresas y se convierten en constructos en permanente evolución.
Esto obliga a los profesionales del marketing a cambiar su paradigma. El control de la comunicación deja de estar en sus manos y deben estar atentos a las opiniones del mercado. Cualquier comentario que circule en la red tiene un impacto muy superior al de las opiniones en los medios tradicionales. Trasciende fronteras con una velocidad vertiginosa y su alcance es prácticamente indetenible.
Por otra parte, la dinámica varía. Ya no es la marca quien va a los consumidores, sino estos quienes buscan el bien que cumpla con sus expectativas. De allí la importancia de conocer qué necesitan nuestros consumidores y cómo se informan. No basta con estar presentes, sino que hay que saber cómo estarlo.
Además, implica un trabajo de investigación que permita detectar tendencias e influenciadores. No solo las figuras públicas tienen relevancia, sino que cualquiera puede demostrar su autoridad y convertirse en un referente. Con la comunicación digital se ha democratizado la opinión y masificado el acceso a los productos y servicios.
<h2>¿Qué puedes aprender en un curso de marketing digital en Uruguay? </h2>
Hay algunos conceptos que debes conocer si deseas iniciarte en el marketing digital. Por ejemplo:
Owned Media: como su nombre lo indica se trata de los canales propios de la marca. Es decir, nuestra web o blog, app, perfiles en redes sociales, landing pages, etc. Para ser efectivos requieren de una correcta planificación, un diseño adecuado y una clara segmentación de la audiencia a la que se dirigen. Su visibilidad está limitada al número de seguidores que tengamos y por ello están muy relacionados con el posicionamiento. Lo ideal es combinarlo con otras estrategias que te permitan maximizar su alcance.
Paid Media: al contrario de los anteriores, son aquellos por los que pagas para ampliar tu visibilidad y alcance. Incluyen una variada gama de acciones. Pueden ser inversiones publicitarias, como los Social Ads ( anuncios de Facebook, por ejemplo) y anuncios en medios tradicionales. Pero también actividades con influencers, SEM (que explicaremos más adelante), etc. Los Paid Media ofrecen resultados rápidos, pero suelen resultar costosos.
Earned Media: es decir los medios ganados. Incluyen todas las recomendaciones, ratings, menciones, shares, etc que se obtienen a través de medios propios o pagados.
Inbound marketing: abarca toda la estrategia digital que se orienta a atraer consumidores. En lugar de salir a buscarlos, el Inbound marketing apuesta por hacer que los usuarios te encuentren. Para ello debe ofrecer contenidos relevantes y que aporten valor.
Storytelling: para lograr atraer a los usuarios el storytelling es una herramienta muy efectiva. Se trata de crear una historia que conecte con los clientes. Su uso no es exclusivo del marketing online, pero es en este medio donde ha encontrado mayor campo de desarrollo. El storytelling puede basarse en experiencias de consumo, hechos históricos, valores de la marca o situaciones ficticias.
Posicionamiento en buscadores: incluye tanto las acciones de SEM (Search Engine Marketing) como SEO (Search Engine Optimization). En ambos casos se persigue lograr un mejor posicionamiento en los buscadores. Esto es, alcanzar los primeros lugares en las páginas de resultados de las búsquedas en internet. En el primer caso se utilizan recursos de pago, como anuncios patrocinados. El SEO, por su parte, se fundamenta en los algoritmos que utilizan los buscadores para establecer su ranking de resultados. En función de ellos se optimizan las páginas, adaptándose a sus criterios para lograr mejores posiciones.
Web analytics: Una de las cosas más atractivas del marketing digital, además de su inmediatez, es la posibilidad de medir cada acción. Por ello es de suma importancia que conozcas las herramientas y métricas de análisis web.
Este sucinto glosario es apenas una ínfima parte del contenido que debe incluir cualquier curso de marketing digital. Esperamos que te sea de utilidad al momento de evaluar la opción formativa que más te conviene.